La Voz poética de David González

viernes, marzo 22, 2019

David González (1979)

Poeta Argentino. Vive en Viedma (Río Negro).
Publica textos y poesía en publicaciones literarias, suplementos culturales y páginas webs culturales y poéticas de Latinoamérica, EEUU y España.
Participa en eventos poéticos y culturales de Argentina.
Sube material de su autoría en el blog www.fragmentario.blogspot.es
Editó la plaquette de poesía  “11” (ediciones de La Mariposa y La Iguana) en el año 2016.

Contacto:
homerals2@gmail.com
Facebook Fan Page
https://www.facebook.com/11DGPOESIA/



MUESTRA DE POEMAS
1-
Hipocresía
 tanteando los bordes
comensales mendrugos
de esta cena demencial
comulgan entre moscas
y se hurtan los secretos
masticándose a si mismos.

2-
La angustia
es un animal
lamiendo los andrajos
de la incertidumbre
con una jauría
hambrienta atrás.

3-
La tarde destila
puñal de ginebra
el viento
obliga mi miedo
cantar a espaldas de la ruta
donde el barro es dios
estoy hipotecando
mis huesos.
Un avión
rasga el himen
del cielo
agregando un dia mas
en mi vida.


4-
Todo huele a pólvora pobre.
Dos sombras fingen ser personas
derretidas en el asfalto.
Un perro se fosiliza en garrapatas.
Se oyen voces estallando
entre las paredes
empujándonos para adentro
hasta disecarnos en polvo.
Afuera
el viento del mar
se encajona en el monoblock
y la música se seca.
Un disparo lejano
estría la mañana ciega. 

5-
Today
Le queda una hoja en blanco
empieza a crepitar
se reconoce una epidermis variable
-sus frases ya fueron pronunciadas-
palabras de muertos
que cree propias.
Sin presentirlo,
ella carga
un vértice de muchedumbre.

6-
Aftas
La noche se astilla
en allanamientos de música vidriosa
la luna regula ciclos de un mar que esta lejos
queda un insomnio en los bolsillos
que nada empañe
lo que el cuerpo reclama.

7-
Mis amantes
copulando en portales
de emergencia animal
siempre prestos al sacrificio
que las muchachas de cenicienta moral
repudian y sueñan.

8-
Hunde las manos
en su aire de  papel
aplanando ese presentido cuerpo
que sabe a catedrales vacías
o una vida de piedra.

9-
Uno camina
bien pegado al piso
con premura de cotidianeidad
de inmaculados pantalones.
La poesía es una baldosa floja
que te salpica para adentro.

10-
Goya no dibujaría
los perros gordos del miedo
ni nuestra pérfida ceguera,
únicamente el poema
parece intuirlo.

11-
Creación
se trepan al inconciente
lo dirigen
lo digieren
se describen desdentados
cadáveres explícitos
son espejos dementes
son silencio polar
no saben mirar por otros ojos.

12-
enceguecida pequeña muerte
pierdo poemas
que creo infalibles.

13-
Invierno
La lluvia contradice
el  sentido del humo
de mi cigarro
las manos ateridas
blancas alamedas de tendones
anestesiadas
debajo de la campera.
El viento
siempre el viento.


14-
El hombre-palabra
despliega su onanismo simbólico
y dice
“elijo el invierno en el mar
el frío  cortante
la audacia de los loros
la sincronización del deseo
de única piel la playa”.
De haber un dios,
creíble
es el océano.

16-
Tito
La madera tiene memoria,
presencias difusas y ancestrales
crean un mundo verde
con solo nombrarlo.
La luz
desciende verticalmente
pétreas anatomías
anudadas en claroscuro
de silencios profanados
por cipreses
que simulan
el bosque
nos esta mirando.

17-
bermeja
derrumbe de acantilado
raídas voces geológicas
sembrando la playa
con gemidos transparentes
-no son lobos marinos
azulando la rompiente-
bocetea un hilo de sol
el mar al sureste
a ciegas
no hay tiempos
en la imponente forma
de las piedras.


18-
En la dermis del planeta
diluvios envuelven
la periferia
con sudor publicitario.
Mis amigos se incineran
en adjetivos imposibles
ofrendando óseas realidades.
Sus tardíos juramentos
son candelabros
alumbrando
los pliegues del insomnio
en el placard  encefálico
que cargamos
arriba de los hombros.

20-
La piedad es una gillette
en su rostro inequívoco
gruñe su voz harapienta
sus sortilegios esquivos
apiadan el color de las muertes
con cataclismos benévolos
sin oropeles 
ni velos nupciales
apenas
una intangible penitencia
multiplicada en olvidos
que lo atrasa mil años
y en esmerada lateralidad
lo deglute.
Ojala la poesía
le rompa la boca.

21-
Mujeres indiscretas
tatuadas de verbos
bienvenidas al frío del sur
los puertos están abiertos
los adioses cobran su diezmo
de congojas y permanencias
bajo la Pléyades
navíos de omoplatos
en diálogo secreto con el universo
empujan circunstancias atenuantes
donde las lenguas olvidadas
y las prestidigitaciones nativas
aún encuentran espacio
donde enraizarse
en esta tierra.

0 Comentarios: