EL GRITO

martes, septiembre 05, 2006

"Una rebaja de la pena es inaceptable", considerando que Sigve Klungland, policía y miembro del sindicato, resultó muerto en el asalto, comentaba el presidente del sindicato que agrupa a los policías en Oslo, Arne Johannessen. en referencia a la supuesta negociación entre David Tosca, presunto cabecilla del asalto a NOKAS, el banco nacional noruego y la policía Noruega, sobre la recuperación de los dos cuadros de Edvard Munch, El grito y Madonna, que están ya en el museo de donde fueron robados.
La polémica estriba en la supuesta violación del principio equitativo de la justicia. Si un criminal puede delinquir y comprar su redención, entonces la delincuencia también tiene clase social y categoría, cosa que invalidaría el sistema en el que se presume de “todos” somos iguales ante la justicia.
75 millones de euros son el valor que se otorga a los dos cuadros que habrían servido de moneda de cambio, para reducir la condena y suavizar el régimen penitenciario. A pesar de todo, la noticia de la recuperación de las obras ha suscitado un sentimiento de alivio.
En el robo del 22 de agosto de 2004 participaron tres asaltantes, dos de ellos, Petter Tharaldsen y Björn Hoein, fueron capturados. El tercero, que esperaba en las proximidades del museo al volante de un Audi en el que huyeron, sigue libre. Tal como sucede en estos casos, junto con la condena se exigió a los autores del robo una indemnización por el valor estimado de los cuadros en favor de la Comuna de Oslo.
A través de su abogado, David Tosca, habría proporcionado a la policía, las pistas para la recuperación de los cuadros. Estos, cuando se exhiban lo harán con las más modernas medidas de seguridad porque la Comuna de Oslo ya ha invertido cerca de cuatro millones de euros en instalar la tecnología necesaria.

¿Traicionar el sistema o recuperar una de las obras más importantes del siglo XX?

El Pais

UCM
WIKIPEDIA
OEI



2 Comentarios:

Panta Rei dijo...

Evidentemente que es una práctica reprobable, de esta manera cuanto más grande es el crimen, y ciñendonos a esta práctica redentoria, más fácil será la reducción de pena y en consecuencia, más fácil será la impunidad ante el crimen. Imaginémonos que la policía noruega detiene a un delincuente violento y con tendencias asesinas y se le descubren líneas vinculativas con el asesinato irresoluto de Olof Palme. ¿Se aceptaría una reducción de pena o una exculpación para poder arrestar a su asesino gracias a la información de este? ¿Pasaría lo mismo si el asesinado se llamara Saturnino López? Pienso que ustedes ya tienen la respuesta.

Karkassa dijo...

Ha dado usted en el clavo, cierto que el grito es mucho grito, pero ¿es más valioso que la vida humana? ¿se puede comprar la justicia? ¿el arte es moneda de cambio?
¿sin la muerte del policia, las cosas serian igual?