Poemas ...

viernes, febrero 15, 2008





Las llaves en los ojos en la fantasía
De hacerte mujer menstruando papeletas del Bronx
Y dártelas de poetisa 1 intolerable y eres un ángel
Que no conoció en vida poesía alguna, fuiste parida de una madre
Que nació en La Araucanía X región sur de Chile
Que se quedó sin dientes a los 25 años. A tu madre
Le dicen La Loca.

Las llaves. Los autos de lujo. Tu millonario frenesí
Trajo la riqueza a la familia a los amigos
A los primos que te recorren como autopsia fabulosa
Y ríes preciosa estrellita de mar, ríes con tu madre
Sepultada bajo toneladas de tierra
La Loca se murió... y tu también en parte.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
La loca manera, mi señor, la gran
Y suprema loca manera de hablar con lesbi-anos
Y entregar (mar) tu sal
Con risas, tu sal, tu sal y tu azufre
Y todas esas zarzamoras que inventamos aquella noche
¿Recuerdas?, noche del cometa Halley
Y fue todo verdad
El feudo y la sacristía
Dijiste “El cometa es Dios”
Y asentimos todos tomados de la mano.

----------------------------------------------------------------------------------------------

Te ramifico, rama y momia momifico
Entre el verde y el rojo de tu condena
De hacerte el bueno eres bueno sabemos que eres bueno
Y le entregas los remedios a los pobres
Que no pueden pagar el ver la luz
Que por ver la luz te encerraron entre paredes blancas
Hediondas a orina esas paredes blancas
Y esa gorda asesina que se excitaba prendiendo fuego
Ofrecía su pirómano clítoris palitos fósforos Gran Andes2
Y temblaban los estamentos los fantasmas
Del último incendio que carbonizó a varios cristianos.







Don Gótico Maestro sangre en tus labios
candelabro tus hermanos son tus hijos
a las tres de la madrugada en cualquier invierno
te hacemos la piel te fornicamos maestro.

Los hijos oscuros tienen ataques de epilepsia
mientras los hijos de la luz enferman de canto de gorriones.

Saltar, el vacío, apaguen esas luces!!!!, el rastro envenenado
hará que los hijos nuevos entren al círculo y bajen siete mil pisos
hasta llegar a la noche oscura, la noche del alma, esa noche
helada en que los huesos aprietan de frío.

Mi amor, deja la puerta abierta
(yo ya dejé para siempre el Ravotril).
Mi amor, el corazón
no usa artefactos de cuero usa un pedazo de noche colibrí

me ahoga el grito




----------------------------------------------------------------------------------------
Quinientos quiéranme
Y esos soles, para el ojo
Que es todo un mundo.

Y un big-bang tan obvio
Reventando por los aires el aire
Angelitos de esquirlas doradas.

Paso a paso a paso a paso sobre las lápidas musgosas
Sobre ellas las frías las heladas
Las lozas!, la linotipia típica de la tumba
Los sellos, los señuelos, los símbolos
Las fechas, el cuerpo, la masacre intraterrena
Los peces y la tierra.

Roberto Cantele

1 Comentarios:

Néstor Morris dijo...

Marian

Es un verdadero gusto encontrar este espacio de buena poesía.
Acá estaré.

Un abrazo.