“Riflessioni sul fardello che ci portiamo addosso” –reflexiones sobre el fardo que llevamos encima- de Samuele Arba.

viernes, marzo 19, 2010


Samuele Arba
Escritor y cantautor nacido en un pequeño pueblo de la isla de Sardenya.
A los 15 años formó su primera banda donde se emprendía como cantante, realizando actuaciones en las fiestas de los pueblos alrededor al suyo, tocando covers de algunos cantautores italianos.
Tres años más tarde Samuele tuvo que viajar fuera de su isla y enfrentándose a las obligaciones de la vida y a sus inquietudes, empezó a escribir sus primeros temas.
Un viaje que lo llevó a conocer la península italiana, las tierras de Gran Bretaña, hasta arribar a Tarragona donde encontró un ambiente muy favorable para el desarrollo de su arte.
Desde entonces sigue viviendo en la "ciutat romana" donde en el 2007 terminó su primer poemario en italiano llamado "Riflessioni sul fardello che portiamo addosso" (Reflexiones sobre el fardo que llevamos encima).
De este libro fue premiado en Italia el poema “non rimane piú nulla” (No queda más nada).
En el mismo año, con un conjunto de músicos llamado “i Liberi” presenta en algunos bares musicales de Tarragona un material conceptual titulado “Una persona cualquiera”.
En el 2008 terminó de escribir su segundo poemario llamado "Viaggio in me stesso" (Viaje en mí mismo), y en diciembre participó junto a I Liberi en el V cd multimèdia “Un munt d’idees” de la AMT, evento que cerró una primera etapa, dando lugar a otra con nuevas composiciones de Samuele en castellano, catalán e italiano, que formarán parte de su proximo disco "Canciones" que actualmente se está grabando.
Su ultimo trabajo es una una antología de relatos breves llamada "Historias de Samuele Arba" -2009-



Estos poemas forman parte del libro “Riflessioni sul fardello che ci portiamo addosso” –reflexiones sobre el fardo que llevamos encima- comenzado en 1999, cuando Samuele partió de Cerdeña, su isla natal, y concluido en 2007 en Tarragona.

Escritos con mucha rabia, los poemas hablan de los dilemas filosóficos-morales a los que se enfrenta el hombre encerrado en las ciudades-jaulas, acompañados por una sensación de impotencia frente a las imposiciones de aquellos que deciden por nosotros, sean políticos, sean jefes de trabajo; estos y otros conflictos pertenecen al fardo que llevamos encima.

Sin embargo la instintiva esperanza de la conciencia, que busca el amor ahí donde los demás ven sequedad, fundamentan las composiciones. En medio de este torbellino el autor está sacudido y sufre en su piel el dolor, el agotamiento en sentir vanos sus esfuerzos por entender porqué el mundo va de este modo, así que finalmente, poco a poco se encierra en su soledad, oda la vida, únicamente lo que le queda, consciente de que finalmente ha mirado en su fardo, allí donde muchos no quieren mirar.


Schiavi

Quanti

gli schiavi

sulle sponde d'argento?

Nutrono

i loro sogni d'immortalità,

trasformati in realtà,

ben sapendo

che morranno

come i loro progenitori.

Tanti

gli schiavi

sulle sponde d'argento!

Lavano e rilavano

l'illusoria

pretesa di felicità

sbiancata negli anni.

Troppi,

gli schiavi

sulle sponde d'argento.

Dichiarano guerra

a questo morire,

differenziandone

l'atteggiamento sociale.

Tutti,

schiavi

in gabbie d'argento.

Luccicano

nei grattacieli

d'immense città,

tremendi

atti d'accusa

a vecchie sveglie

puntate

alla stessa ora

da millenni.


Esclavos

¿Cuántos,

los esclavos

en las orillas de plata?

Nutren

sus sueños de inmortalidad,

transformados en realidad,

bien sabiendo

que morirán

como sus progenitores.

¡Tantos,

los esclavos

en las orillas de plata!

Lavan y vuelven a lavar

la ilusoria

codicia de felicidad

blanqueada en los años.

Demasiados,

los esclavos

en las orillas de plata.

Declaran guerra

a este morir,

diferenciando

el ademán social.

Todos,

esclavos

en jaulas de plata.

Resplandecen

en los rascacielos

de inmensas ciudades,

tremendos

actos de acusa

a viejos despertadores

apuntados

a la misma hora

desde milenios.

I Giustizieri


I giustizieri han finito.

L’orario di lavoro

non gli permette

nel proseguire

ad ammazzare,

domani riprenderanno

la loro strage.

Bombe al mercato.

Corpi straziati.

Ma nel viso metallico

questi giustizieri

hanno un ghigno stampato,

il sorriso freddo

dell’assassino seriale

vestiti di giustizia

agli occhi degli altri.


Los justicieros

Los justicieros han terminado.

El horario de trabajo

no les permite

proseguir

a asesinar,

mañana reprenderán

su matanza.

Bombas en el mercado.

Cuerpos defraudados.

Pero en la cara metálica

estos justicieros

tienen un guiño grabado,

la sonrisa fría

del asesino serial

disfrazado de justicia

a los ojos de los demás.



Non rimane più nulla


Non rimane più nulla.

Pallottola che attraversa il cervello

trasformandosi in luce accecante.

Drastico cambiamento

dalla vita alla morte.


Non rimane più nulla al soldato.

Continuo peregrinare

prigioniero della sua stessa guerra giunta al capolinea.

Solo una manciata di secondi

dal gran caldo al gran freddo.


L’ultima allucinazione

sentendosi già galleggiare,

lucido ricordo dell’infanzia.

Il rosso che sporca che consuma

che fugge via lentamente.

Dal satellite

ci mandano sempre in onda occhi eclissati

nelle loro tute mimetiche,

occhi secchi di lacrime

consumate a piangersi addosso per colpa d’altri.



No queda mas nada

No queda mas nada.

Bala que atraviesa el cerebro

transformándose en luz cegadora.

Drástico cambio

de la vida a la muerte.


No queda mas nada al soldado.

Continuo peregrinar

prisionero de su misma guerra llegada al final de línea.

Solo un puñado de segundos

del gran caliente al gran frío.


La ultima alucinación

sintiéndose ya flotar,

lúcido recuerdo de la infancia.

El rojo que ensucia, que consume

que huye lentamente.

Desde el satélite

nos envían siempre en el aire ojos eclipsados

en sus monos miméticos,

ojos secos de lágrimas

consumidas en llorarse encima por culpa de otros.



Autoritratto


Non piangere fratello

se la notte ti ha portato consiglio,

le tenebre sulla strada,

le nuvole nel cielo.

Non piangere fratello,

ora le lacrime

cadono dall’alto,

sopra te

infangato nel cervello.

Non piangere fratello,

anche le nuvole andranno da un’altra parte,

non lasciare il cavallo bianco

galoppato fin da bambino,

che si nutra di dimenticanza,

dei boccioli fragranti

gustati in infanzia.

Non piangere fratello

se il mondo

lo vedi lebbroso,

le tue mani

paralízzate

nulla potranno,

se non ucciderlo.

Non piangere fratello

quando il grande fardello

ti schiaccia al suolo,

facendoti strisciare,

domandandoti chi e perchè

te lo ha posto sopra le spalle.

Non piangere fratello,

ora sai,

pelo canuto, fragranza fanciullesche

ti riportano su isole lontane,

isole perdute ma ritrovate;

andrai ora

nel Dove,

mistico regno,

li ti aspetto.


Autoretrato

No llores hermano

si la noche te ha traído consejo,

las tinieblas en la calle

las nubes en el cielo.

No llores hermano,

ahora las lagrimas

caen desde lo alto,

sobre ti,

enfangado el cerebro.

No llores hermano

también las nubes se irán a otra parte,

no dejes el caballo blanco

cabalgado desde niño

que se nutra del olvido,

de los pimpollos fragantes

saboreados en la infancia.

No llores hermano

si el mundo

lo ves tan leproso,

tus manos

paralizadas

nada podrán,

si no matarlo.

No llores hermano

cuando el grande fardo

te aplasta contra el suelo,

haciéndote reptar,

preguntándote quién y porqué

te lo ha puesto en los hombros.

No llores hermano,

ahora sabes,

pelo cano, fragancias inocentes

te vuelven a llevar a islas lejanas,

islas perdidas sin embargo reencontradas,

irás ahora,

en el Adonde,

místico reino

allí te espero


1 Comentarios:

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Un interesante descubrimiento. LA NAUSEA se está revelando como una auténtica caja de sorpresas agradables, tanto con respecto a autores conocidos y reconocidos como (y este es un caso) dándonos a conocer a otros.
Mi sincero agradecimiento y mi enhorabuena por este auge que está tomando la revista-blog, que suma valores.