Fernando Aramburu en La Nausea.

viernes, julio 16, 2010

Conocido por sus obras de narrativa, Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959), residente en Alemania desde hace veinticinco años, se inició en la literatura escribiendo poemas. La editorial madrileña Demipage tiene prevista la publicación de una antología poética (Yo quisiera llover) de Aramburu. LA NAUSEA ofrece aquí uno de los poemas incluidos en dicha antología aún inédita.



Aunque Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) ha conseguido gran prestigio como narrador, fue primero poeta. Este año la editorial madrileña Demipage publicará una antología poética (Yo quisiera llover) de Aramburu.
Cuando escribía versos fundó CLOC, grupo de escritores surrealistas. Tras licenciarse en Filología Hispánica, en 1985 se instaló en Alemania, donde ha impartido clases de español durante 25 años. En la actualidad se dedica exclusivamente a la literatura.
Consiguió fama con la novela Fuegos con limón (1996), a la que siguieron Los ojos vacíos (2000), El trompetista del Utopía (2003, adaptada al cine por Félix Viscarret con el título Bajo las estrellas), Vida de un piojo llamado Matías (2004), Bami sin sombra (2005) y Viaje con Clara por Alemania (2010), todas ellas editadas por Tusquets. También ha publicado, en la misma editorial catalana, los libros de relatos No ser no duele (1997) y Los peces de la amargura (2006), así como el volumen de prosas breves El artista y su cadáver (2002). Ha recibido importantes galardones (Premio Ramón Gómez de la Serna, en 1997; Premio Euskadi, en 2001; Premio Mario Vargas Llosa, en 2006; Premio Dulce Chacón, en 2007; Premio Real Academia Española, en 2008) y sus obras son editadas en Italia, Alemania, Francia, Portugal, etc.
Los poemas escritos por Fernando Aramburu hasta el año 1990 fueron publicados en el volumen Bruma y conciencia (Universidad del País Vasco, 1993).
LA NÁUSEA ofrece aquí un anticipo (el poema Cerveza) de la antología Yo quisiera llover (que llegará a las librerías en el próximo otoño).

CERVEZA

Grata como susurro al escanciarte, en la memoria
de noches calurosas al borde de un abismo de besos,
entre brazos que habrán palidecido,
con tu presencia derramada me encuentro a cualquier hora
de la edad que hoy arrastro igual que a piedra.


Tú eres ya para mí más que un amor gozosa
manera noble de estar conmigo a buenas
con que quisiera perdurar hasta las nubes últimas,
en la boca tu amargo sabor sabio
y ofrecida a la mano y deliciosa
igual que cuerpo a nuestro antiguo afán tendido.


Hoy te tomo con sed insoportable
de juventud, en cálices comunes
que apuro al discurrir las anodinas horas
a la caducidad abandonadas.


Sáciame, mientras caigo como hoja
enferma de existencia consumida,
a tu modo cordial de suave soledad,
espuma deleitosa,
fresco amargor de quien espero sepa
un rato devolverme los días que pasaron,
de amable dios tardío sangre rubia.

2 Comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Cuando vi "Bajo las estrellas", descubrí una fuerza narrativa llena de calidad y calidez que sólo es un reflejo de la potencia de "El trompetistas del Utopía".
Estas cosas, por alguna razón que tiene que ver con cierto adocenamiento culturual, suelen pasar desapercibidas, pero el tiempo permitirá que continúe brillando lo que tiene que brillar.
Este poema es una simple confirmación de lo que digo.

salvador moreno valencia dijo...

Felicitaciones por ese buen hacer, y Aramburu es un gran poeta que debemos tener en nuestra librería.

Saludos