La poesía de Lucas Rodríguez Luis

viernes, agosto 19, 2011


Lucas Rodríguez Luis (Logroño, cosecha del 78) www.elkoalapuesto.blogspot.com Ingeniero de estructuras, koala, riojanito de pura cepa exiliado en el corazón de la bestia, coeditor de delsatelite ediciones www.delsateliteediciones.blogspot.com y  aborigen por parte de su didgeridoo. Una noche al acostarse en la cama comprendió que si escribía en un papel no se olvidaría de los poemas, y creo que ya.
Poemarios: Queda lo Cotidiano (ebook: www.paginadenausicaa.com, 2003) Sāmsara (Ed. 4 de agosto, 2005) Casi sin Ganas (Ed. 4 de agosto, 2006) Narciso en Sodoma (Eclipsados, 2006) Sueños de Síntesis (Baile del Sol, 2007)  El imperio del CO2 (Comuniter, 2010) Poetry for Dummies (Eppur, para el 2011) Antologías: Voces del Extremo XVI (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2006), Vidas de Perros (Buscarini, 2007) La Venganza del Inca, antología de poemas con cocaína (Cangrejo Pistolero, 2007) Versus (delsatélite, 2008) Poesía Capital (Sial, 2009) Poesía Lúbrica (Ópera Prima, 2009) también relatos en Hank Over (Caballo de Troya, 2008), Tripulantes (Eclipsados, 2006) Beatitud. Visiones sobre la Beat Generation (Baladí, 2011)


Desde que sé que aún no me quieres.

de KASE-O:
cómo no me vas a querer, si soy perfecto.


Desde que sé que aún no me quieres
no soy capaz de dormir boca abajo,
mi equipo de fútbol pierde cada partido,
camino arrastrando los bajos del pantalón,
mis acciones han caído y los perros
ya no me ladran. No tengo ni idea pero
la caldera se apaga sola, en la oficina
la gente sacude sus tentáculos a cámara lenta,
en el bingo cantan números que no existen,
se me queman las tortitas y el mendigo
de la puerta del eroski me dice
que estoy como ausente.

Desde que sé que todavía
no has comprendido que me quieres
no tengo aire en los pulmones, tengo hormigas
no recuerdo qué gominolas eran mis favoritas,
no soy capaz de pasarme el Supermario Bros.
y me aburro de veras bajo la lluvia.
Mis mascotas han comenzado una huelga de hambre,
no recuerdo el número de mi tarjeta de crédito
y me dejo las llaves puestas en la puerta, ayer
se me cayó la careta y el papel del techo me comentó
que también añoraba tus pasos.

Desde que sé que aún no me quieres
regreso al trabajo en tren desde Auswitz,
la tele está en blanco y negro, mi superior
habla hacia atrás y no entiendo al agua
caer desde la ducha hasta mi piel.
Me sacan fotos y soy el borrón,
mis ecuaciones carecen de resultado
he notado que las personitas no tienen rostro,
el porno me parece vulgar y me toco
sólo para comprobar que todavía estoy aquí.

Desde que aún no sabes que me quieres
yo tampoco me quiero, esto es
porque el amor es estúpido y Eros
y el tonto-chorra de Cupido
unos cachondos.

(de El imperio del CO2)


















Tu risa
justo después
de corrernos.

Esa es
la de
verdad.

(de Narciso en Sodoma)







POETRY FOR DUMMIES 2

Yo tenía un ZX Spectrum+ de 48Kb.

Mediados de los 80, me lo regaló mi abuela
como recompensa por mi primera sumisión,
sólo nueve añitos y el cuerpo de cristo metido en mi  boca.

Los juegos se cargaban mediante cintas de casette
y esa música de pitidos agudos difícil de olvidar.
Lo enchufaba al viejo televisor B/N que fue deportado
por aquel descomunal ITT a color
que también resistió como un jabato.

La clavija de las cintas no encajaba
había que sujetarla y rezar mientras corría:
Load comillas comillas y  enter -lo recuerdo-
cintas piratas y la tecla del número 5 que no funcionaba.

Mi cuarto tenía colgados los pósters de la micromanía
ilustraciones de Azpiri, explosiones y naves espaciales,
mi joystick era el más moderno del barrio.
Mientras mis padres rompían en silencio su amor
yo jugaba al Manic Miner, al Gauntlet, al Pac-Man,
destrozaba “another brick on the wall” con el Arkanoid,
más tarde descubría los vinilos de Pink-Floyd de mi padre.

Machacaba a codazos a macarras punketas con el Doble Dragon.
el mítico Bruce Lee súper cutre , el Bubble Bobble,
las detonaciones del Bomber Man, el Out Run y el Enduro
que tenían volante y manillar en las recreativas,
recuerdo jugar al sabotage escuchando a Michael Jackson,
cortar cabezas con el Barbarian, la tía de la cubierta
tenía los melones más grandes que jamás hubiera visto

En menos de 5 colores trascurrió mi cándida niñez,
volver de Escolapios y encontrarte allí, cuánto te amé.
Te hallé muchos años después dentro de una bolsa común
de plástico negro confinado en el trastero de la casa familiar,
entre tus cables y las cintas de casette.

Triste y absurdo Game Over fue el tuyo amiguito.

(de Poetry for Dummies)







REGALO DE REYES.

A mí,
que me gusta tanto hablar sin palabras
quedarme quieto
mientras transcurren los poemas
inmóvil
como un guepardo al acecho
que prefiero suspirar en vez de elogiar
resoplar en lugar de un reproche
bostezar en el momento menos oportuno,
como saben que me gusta el rumor
de mis pulsaciones de corazón contra el colchón
los reyes magos me han echado
un cuaderno sin hojas
y un rotulador de mentira.

(Inédito)

1 Comentarios:

Antolín Amador Corona dijo...

Todos! pero "desde que sé que aún n o me quieres" me ha proporcionado un ejercicio de empatía. No lo he leído mucho, me haré con más.

Saludos.