POESÍA CATALANA CONTEMPORÁNEA Selección, traducción y notas de Carlos Vitale

viernes, agosto 26, 2011


Carlos Vitale nació en 1953 en Buenos Aires (Argentina). Es Licenciado en Filología hispánica y Filología italiana. Entre otros libros, ha publicado Unidad de lugar (Editorial Candaya, Barcelona, 2004), Fuera de casa (Emboscall Editorial, Vic, 2004) y Descortesía del suicida (Editorial Candaya, Barcelona, 2008). Asimismo ha traducido numerosos libros de poetas italianos y catalanes: Dino Campana (Premio de Traducción “Ultimo Novecento”, 1986), Eugenio Montale (Premio de Traducción “Ángel Crespo”, 2006), Giuseppe Ungaretti, Gerardo Vacana, Sergio Corazzini (Premio de Traducción del Ministerio Italiano de Relaciones Exteriores, 2003), Amerigo Iannacone, Umberto Saba (Premio de Traducción “Val di Comino”, 2004), Giuseppe Napolitano, Sandro Penna, Emilio Paolo Taormina, Antoni Clapés, Joan Brossa, etc. Reside en Barcelona desde 1981.






POESÍA CATALANA CONTEMPORÁNEA
Durante los largos años de la dictadura franquista el uso de la lengua catalana estuvo prohibido o, a lo sumo, tolerado en ámbitos de escasa resonancia pública. En una labor casi secreta, en medio de semejantes restricciones, los poetas catalanes continuaron adelante, sin embargo, con sus obras, en defensa de una doble militancia, poética y lingüística, que, en este caso, es como decir política, dado que así se preservaba también una de las más importantes señas de identidad de su pueblo: téngase presente que hasta el año 1979, 4 años después de la muerte de Franco, el catalán no volvió a las escuelas. Acallados hoy, en parte, estos aspectos extraliterarios, los poetas optan libremente por su lengua de escritura entre el catalán y el castellano, puesto que el bilingüismo es una de las características más salientes de Cataluña. Presentamos aquí, pues, una pequeña muestra de una poesía que, estamos seguros, resultará novedosa para la mayoría de los lectores.

NOSTALGIA

¡Oh verdades
permanentes, aunque silenciosas
por falta de expresión!

JOAN BROSSA (Barcelona, 1919-Barcelona, 1998)


SI HABLO DE LA MUERTE

Si hablo de la muerte es porque me muero
y al fin y al cabo más vale hablar de cosas
que se conocen intensamente. Mi muerte,
por ejemplo, la tengo muy sabida,
hace mucho tiempo que convivimos y aún
conviviremos mucho tiempo, hasta que se resuelva
de una vez para siempre el pleito que nunca aporta,
pese a los alborotos, sendas sorpresas.
Entonces será el momento de la elegía
y alguien habrá para hacerme el panegírico
(en catalán, por favor, y en decasílabos)
que yo, bien muerto, escucharé con respeto.
Mientras tanto hablo de la muerte, tal vez
porque es aquello que tengo más vivo y próximo,
para no caer en sutiles pedanterías
que, a la postre, no llevan a ninguna parte.
Hablo, pues, de la muerte, y además me muero.
No se puede pedir más honradez.

MIQUEL MARTÍ I POL (Roda de Ter, 1929-Vic, 2003)

ENERO EN LLANÇÀ

Recuerda aquel domingo de enero, a ras del mar,
ya florecido de mimosas resplandecientes, con los espinos
plenos de estrellas rosadas
y el cormorán secándose al sol, alas extendidas.
Griterío de niños, en el jardín, y una rama
de almendro. El calor
de los leños en el hogar cuando el ocaso alarga
las sombras de los cipreses, por fuera, y de los pinos.

El día que ha nacido y crecido con el sol
como un niño feliz, racimo maduro al mediodía,
adulto se ha vuelto en la tarde calmada
y sin espasmos ha muerto lentamente
para no entristecernos, tras las montañas.

MARIA ÀNGELS ANGLADA (Vic, 1930- Figueres, 1999)

MÁS ALLÁ

Más allá de la playa que refleja el viento
debe de haber una patria donde las olas
de mi añoranza se mueran cuando los dioses
me hayan abandonado y me quede solo.
Un camino que no va hasta la muerte
es apenas un camino sin salida.

JOAN MARGARIT (Sanaüja, Lleida, 1938)

CANCIÓN COMO UNA ORACIÓN

Cuando llegue, amor,
la hora de las palabras estériles,
por caridad, llena
de silencio los reproches
y viste de ausencia
los lugares y los sitios
a donde ya no iré a encontrarte.

MARTA PESSARRODONA (Terrassa, 1941)

PREGUNTA

Derrota es mi herencia,
Confusión mi presente,
Tristeza todo el porvenir.

Con todo me pregunto:
¿podré cumplir la alabanza?

NARCÍS COMADIRA (Girona, 1942)

UNA PEQUEÑA ARTE POÉTICA

Nace el deseo entre el deseo y los labios
escudriñando los bosques de la lengua
que no ha sabido crearse.
Esclavo de cada palabra,
muere el deseo entre el deseo y los labios.

SALVADOR OLIVA (Banyoles, 1942)

ARTE POÉTICA

Algo más que el don de síntesis:
ver en la luz el tránsito de la luz.

PERE GIMFERRER (Barcelona, 1945)

SIETE DÍAS DE INVIERNO (DOMINGO)

Los sacerdotes de la luz
recordando el alba inmortal
cincelan a golpes de cielo
las puntas de los contrafuertes,
donde la abrupta cordillera
perfila lluvias de invierno
a modo de rocoso oráculo.

JOSEP-RAMON BACH (Sabadell, 1946) 

ALLÍ...

Allí
donde la razón sólo conoce
la música
labial de las aguas

en la turbulencia
del pasar de un tiempo
que no existe

Aquí


latido transparente
de la noche de las lenguas

JAUME PONT (Lleida, 1947)

ESTA LUZ QUE DIFUMINA...

Esta luz que difumina
paisajes y confunde distancias,
que rueda por la bruma
hasta el mismo centro del valle,

esta luz que vierte
cobre por rastrojos y gavillas,
¿no te recuerda la que dora
las colinas de la Toscana?

Se aproximan días de vendimia,
tardes de ir a recoger higos,
tiempos de tempestades que exaltan
los aromas de la tierra desnuda.

Todo es ahora como un libro:
pasar hojas, empezar páginas,
ir llenando la memoria
del otro, con el otro.

ANTONI CLAPÉS (Sabadell, 1948)

SUBIRÉ LA TRISTEZA...

Subiré la tristeza a los desvanes
con la muñeca sin ojos y el paraguas roto,
el cartapacio vencido, la tarlatana vieja.
Y bajaré los peldaños con un vestido de alegría
que habrán tejido arañas sin cordura.

Tendrá migas de amor en los bolsillos.

MARIA-MERCÈ MARÇAL (Barcelona, 1952-Barcelona, 1998) 

TAMBIÉN ES VERDAD...

También es verdad
que hay quien quiere ponerle remedio
y sabe de memoria
lo que podría apaciguar la derrota.
Teorías perfectas se editan todos los meses
sobre estas cuestiones tan graves
y preciosas.

Hay estantes
muy sólidos y sumisos

MARC GRANELL (Valencia, 1953)

4 Comentarios:

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Excelente aportación de LA NAUSEA y, por supuesto, de Carlos Vitale.

Salvador Moreno Valencia dijo...

Amigo Carlos, me ha encatado esta selección de poesía que nos has traido a La Nausea, saludos.
salvador

Glòria Recarey dijo...

Un verdadero placer recrearse con esta magnifica selección.
Gracias

Cassidy23 dijo...

Preciosa, una tras la otra.
Gracias de corazón