“Blog” por Cesc Fortuny i Fabré

viernes, diciembre 23, 2011

Nace en Barcelona en 1971. Artista polifacético, de espíritu inquieto, asume la poesía como un taller de experimentación, donde los seres con oficio (como diría Espriu) pueden invocar y provocar el mundo afectivo de los otros.
Su obra, brusca a veces, lírica otras, irreverente y transgresora la mayoría, gusta de la provocación y de la reflexión existencial a partes iguales.
Ha participado en varios talleres de narrativa y de poesía y realizado diversos cursos de literatura. Bilingüe en su educación, su obra se desarrolla tanto en catalán como en castellano, y además de la poesía, escribe relatos así como ensayos sobre música y cine, publicados en diversos medios como La Citara China (revista de “amigos del gu qin”, ensayo musical), La Nausea (ensayo y crítica de cine), Babab (ensayo en castellano), Alfabet (literatura en catalán), Jo Escric (literatura en catalán), Relats en Català (literatura en catalán), Paper de Vidre (literatura en catalán) o Àgora (ensayo musical en la revista del colectivo Artilleria Pesada) entre otros. Ha publicado en España y Puerto Rico, con Ediciones Atenas y con Isla Negra editores. Ha ganado o resultado finalista en diversos concursos de literatura desde el año 1988 hasta el año 1995.
Es músico de metal extremo y música experimental en los grupos, Entropía (como guitarrista y voz), O.D.I. Orquestracions Dissonants Internes (con diversos instrumentos y tecnologías) y Zé Pekeño (un proyecto de Harsh Noise experimental). En su haber cuenta con una larga experiencia en el ámbito musical, ha tocado en los grupos; La Sentencia d’Herodes, Tavaskan, El Cantó fosc, Paradigma, El Club, Les Flors del Mal, Syd Barretina, Pleistocene Mammals y Akollonizer. Y ha participado en varias ediciones del Festival de Jazz de Ciutat Vella, en el festival de música experimental Stripart, en el festival de arte extremo Porno Gore Garrí Extreme Fest en el festival anual de música electrónica de Mipanas, el fesival de otras músicas (((gargall))) de la ciudad de Manresa, el festival ((còlics))) de otras músicas, el VIII Festival Internacional de poesía Moncayo, en la sección de música experimental frequènciapuntzero del festival de arte Konventpuntzero y algunos otros.
Su inmersión en las artes plásticas le ha llevado a exponer en Barcelona, Monistrol de Montserrat, Collbató , o El Bruc entre otros.



 “Blog”:



Trailer oficial:


Ficha técnica:

Película: Blog. Dirección: Elena Trapé. País: España. Año: 2010. Duración: 90 min. Género: Drama. Interpretación: Candela Antón (Marta), Anna Castillo (Bea), Lola Errando (María), Sara Gómez (Sandra), Lidia Torrent (Laura), Irene Trullén (Paula), Alada Vila (Áurea). Guión: Tomàs Aragay, Elena Trapé, Valentina Viso, Arantxa Cuesta, Cristina Clemente, Aintza Serra, Jaume Cuspinera y Lluís Segura; basado en un argumento de Elena Trapé, Tomàs Aragay y Lluís Segura. Producción ejecutiva: Sergi Casamitjana, Aintza Serra y Lita Roig. Fotografía: Bet Rourich. Montaje: Liana Artigal. Dirección artística: Maruxa Alvar. Vestuario: Anna Pons. Distribuidora: Emon. Estreno en España: 21 Enero 2011. No recomendada para menores de 12 años.



Sinopsis oficial:

Es la sorprendente historia de un grupo de adolescentes, chicas de 15 años, de clase media-alta, bien educadas, inteligentes, sensibles y conscientes. Un grupo de jóvenes con un plan secreto y un objetivo común, lo que ellas consideran una meta absoluta y una verdad universal: la necesidad de vivir emociones fuertes que las distingan del resto.

Crítica:

Vomitivo engendro a medio camino entre “Verano Azúl” y “El Proyecto de la bruja de Blair”.

Que a estas alturas, y después de todos los errores cometidos en estos temas, nos sigan queriendo contar como son los adolescentes desde la perspectiva de los adultos, resulta cansino. Sobre todo cuando Elena Trapé insiste ad nauseam que han sido las chicas (que hacen de "actrices") las que prácticamente han contado la historia, improvisando y elaborando sus propios personajes. Se nota, pues parece obvio que el presupuesto del film, no daba para gastar en buenos guionistas. Esto es especialmente notable, teniendo en cuenta que el guión lo firman nada menos que ocho personas.

Desprovista de intención y sin rumbo fijo, “blog” pretende ser un retrato sociológico de un grupo de féminas adolescentes que se comunican a través de redes sociales, correo electrónico, y chat. En diversas entrevistas, Elena Trapé, afirma que así son los adolescentes de hoy, y uno se pregunta viendo el desparrame de ñoñez y superficialidad de la cinta, si otra vez pretenden vendernos gato por liebre, y hacernos creer que en la actualidad las chicas de quince años, con internet o sin, actúan como si tuvieran doce.
No es de recibo esconder tamaña demostración de insulsez y de poca maña narrativa tras un falso manto de frescor y de experimentación, uno no puede eviter pensar en "La Ola" (Die Welle) del alemán Dennis Gansel, que consigue sumir al espectador en una atmósfera cada vez más asfixiante, y en una espiral de sucesos entre adolescentes, con experimento sociológico incluído, claro que esta es una cinta basada en un experimento real, la  Tercera Ola, pero de esta película ya hablaremos en otra ocasión como se merece, y porque lo merece. Tambien resulta inevitable pensar en otra magnífica película, esta basada en el tristemente célebre "Experimento de la cárcel de Stanford" "El experimento" (Das Experiment) del realizador también alemán Oliver Hirschbiegel.
Pero al parecer, lo que aquí se pretende, más que recrear los resultados de un experimento, es relatar una história de la forma más veraz posible, una narración casi rozando el reportaje, en la línea del “cinema vérité” vamos. Pero si ese es el intento de Trapé, lo que resulta es un film inconexo, pedante, pueril, y repleto de banalizaciones, estas últimas sobre hechos que de ser reales, revestirían de una enorme gravedad. Y es que para ser John Cassavetes o para filmar una nueva "Shadows" hay que tener, ante todo, talento.



A esta puerilidad aburrida, ayuda en gran medida, que las susodichas adolescentes, pertenezcan a una clase social más bien alta, y se dediquen en sus ratos de ocio no virtual, a deambular por una de las zonas más acomodadas de Barcelona. No entraremos en detalles por si a alguien le apetece agonizar en la butaca de un cine viendo este despropósito, pero digamos que el adolescente medio ni siquiera puede pagarse la entrada a los lugares que frecuentan estas mozas.

De ningún modo el que suscribe pretende que todas las historias contadas deban ser retorcidas y siniestras, o en línea de la maravillosa "Ciudad de Dios" (Cidade de Deus) de Fernando Meirelles y Kátia Lund, pero con tanto contenido políticamente correcto, intento desmedido de ser accesible a todos los públicos, y situaciones melindrosas, acabamos topando de narices con un producto insulso, pretencioso y francamente aburrido. Y entiendase que cuando cito a Mercero y su "Verano Azúl", lo hago a modo de mofa, puesto que incluso el cine de Mercero contenía un mensaje claro y altamente interesante, véase "La guerra de papá", "Planta 4ª", "La Cabina" o la fabulosa "¿Y tú quién eres?" .




Por otro lado, esto de trabajar con cámaras compradas en el “super” de la esquina  y operadores epilépticos, ha terminado por ser otro recurso pretencioso y de difícil control. Ya en sus orígenes, la cámara en mano, que ofrecía un sinfín de recursos narrativos, constituía una herramienta de nada fácil dominio, recordemos el irregular movimiento Dogma, que dejó un legado de grande obras, y de grandes bodrios. A estas alturas, aguantar dos horas y media de comentarios color de rosa, contados como en un diario de Mari Sol, con niñas bobas que miran constantemente a una cámara que no para de moverse, o que permanecen en silencio frente al espectador mientras se sobreimprime el texto que al parecer teclean para comunicarse en el chat, resulta un esfuerzo por parte del público que parece como mínimo innecesario.

“Blog” es el tercer filme salido del proyecto Opera Prima de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (Escac). Para este “trabajo cinematográfico”, Trapé se inspiró en la noticia sobre el embarazo simultáneo de 17 chicas menores de 16 años en un instituto de Estados Unidos en el verano de 2008. El repentino aumento de embarazos en un instituto de Gloucester (Massachusetts, Estados Unidos) llevó a los directores del centro a descubrir que 17 estudiantes de no más de 16 años estaban esperando un hijo tras llegar a un pacto para quedarse en cinta a la vez y criar a sus niños juntas.




El reparto está formado por “actrices” noveles como Candela Antón, Anna Castillo, Lola Errando, Sara Gómez, Lidia Torrent, Irene Trullón y Alada Vila. La película no fue rodada en catalán sino en castellano porque la directora no quería ubicarla en ningún sitio concreto, aunque lo que se sospecha, es que se trata de una cuestión puramente comercial y de difusión. Lo que sucede en “Blog” sucede en Barcelona, pero podría pasar en cualquier lugar del mundo, según reza su realizadora. Para dar más sensación de realismo, la directora afirma haber jugado con los límites entre la realidad y la ficción, aunque lo que es seguro, es que el juego lo ha perpetrado con la paciencia del respetable. Por eso, pidió a las protagonistas que se grabaran en sus casas y que dijeran ante la cámara lo que se les pasara por la cabeza, no cabe duda que este “brainstorming” ha permitido prescindir de un buen guión, para conseguir un texto divagante, y francamente poco atractivo.

Según Time, el responsable del centro médico del instituto Gloucester (Massachusetts, Estados Unidos), el doctor Brian Orr, y la jefa de enfermería, Kim Daly, empezaron a investigar las causas después de que un número inusual de chicas acudieran a la clínica de la escuela para realizarse las pruebas de embarazo, algunas de ellas varias veces.

En el centro médico prestan asesoría contra embarazos no deseados de forma confidencial y distribuyen anticonceptivos, pero, según contó Sullivan, "algunas niñas se quedaban tristes cuando el test les decía que no estaban embarazadas".

La cuestión de cómo afrontar la situación ha dividido a este pueblo, de 30.000 habitantes y de gran tradición católica.

El superintendente del instituto, Christopher Farmer, apuntó a que una de las causas de un hecho tan insólito puede ser la situación de decenas de familias que vivían de la industria pesquera y han perdido su trabajo y por tanto, gran parte de los medios de la comunidad. "Las familias están rotas --señaló-- muchos de nuestros jóvenes están creciendo sin rumbo".

No cuesta mucho imaginar que en un suceso de tamaña repercusión dramática, nada hay de esa adolescencia “blanca” de la que presume Trapé, y tampoco cuesta suponer el dolor y el desespero familiar ante semejante acto.




En una entrevista, Trapé amenaza con su segunda película, esta vez con “su generación” como tema y repitiendo el concepto de "película coral". Y por otro lado, algunas de las “actrices” del filme, han quedado tan entusiasmadas con la experiencia, que también amenazan con tomar clases interpretativas para dedicarse profesionalmente al cine. Confiemos en que las chicas terminen estudiando económicas, y que Trapé abandone los estudios sociológicos y simplemente se dedique a hacer cine.

2 Comentarios:

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

¡Ufff...! Anoche vi a un títere con cabeza: no sé cómo pudo salvarse de la guillotina.
Cesc, más contundente no puedes ser: al fin alguien que dice (y publica) sin remilgo lo que piensa, dejando a un lado el temor de que lo descalifiquen de por vida y lo condenen al ostracismo. Va siendo hora de que la crítica sea eso, crítica (positiva o negativa, pero ecuánime y sincera a la vez) y deje de estar en manos de los amiguetes o de los propios protagonistas de las "hazañas" ocultos tras seudónimos. En otras palabras: no se puede seguir engañando a la gente.
¡Bravo!, y un abrazo.

Beatriz dijo...

Sería muy importante que tras cada amenaza de estreno, estuviera tu crítica presente. Ahorraríamos mucho dinero y ganaríamos un pedazo de felicidad cotidiano. Muy buena visión de lo que parece una proyección absurda, superficial y sin contenido.

Un abrazo,

Bea